CAUSAS DE UNA MALA POSTURA

CAUSAS DE UNA MALA POSTURA

Una buena postura consiste en la alineación simétrica del cuerpo en torno al eje de gravedad,
que es la columna vertebral, manteniendo la cabeza erguida, la pelvis centrada y las
extremidades ubicadas de modo que el peso del cuerpo quede repartido equitativamente
(4,5). Por el contrario, una mala postura es aquella en la que el cuerpo no respeta esa
alineación.

No obstante, existe mucha controversia sobre este tema, ya que el solo hecho de mantener
una buena postura no exime de la aparición de dolores, ni el mantenimiento de una mala
postura conlleva obligatoriamente lesiones o trastornos.

¿Qué condiciona tu postura?

La postura se ve condicionada directamente por otros factores tales como: el estrés (6), el
sedentarismo, la dieta y/o el ejercicio físico que pueden ser determinantes en el
desencadenamiento de molestias y dolores. Por ello, es muy importante tomar conciencia de
cuál es nuestra postura y qué debemos hacer para corregirla, si no es la adecuada.

Tu salud física puede verse alterada, tanto por factores externos, como el ambiente, sobre los
que no podemos influir, pero también por conductas o hábitos derivados de adoptar malas
posturas (7), que inciden negativamente en la calidad de vida.

Para que los esfuerzos realizados en las actividades del día a día no sobrecarguen nuestros
músculos y articulaciones es preciso adoptar una buena postura corporal al llevarlas a cabo
(4,5,8). De igual modo, durante la noche, para evitar a medio y largo plazo trastornos tales
como dificultades digestivas, dificultad respiratoria, y trastornos músculo-esqueléticos, entre
otros (9) .

¿Qué sucede si mantengo una mala postura?

Si mantienes una mala postura, puedes sufrir de hipercifosis (10), hiperlordosis (11), escoliosis
(12) o rectificación cervicaldorsal y/o lumbar, o alguna otra enfermedad que puede afectar a
tu columna.

Siempre es útil diagnosticar si dicha postura se debe solo al hábito o es consecuencia de una
deformidad esquelética subyacente.

¿Qué es la Escoliosis, Hiperlordosis e Hipercifosis?

  • La hipercifosis (cifosis) (10,13) es una desviación de la columna en el plano sagital fuera de sus
    límites, la cifosis normal se halla entre 30o y 65o (método de Cobb).
  • La hiperlordosis (lordosis) (11) es la acentuación en el plano sagital de la curvatura lumbar
    normal fisiológica, entre 20º y 40º.
  • La escoliosis (12) es una deformación de la columna, caracterizada por una curvatura lateral y
    una rotación vertebral, generando una curva en forma de “C” o de “S”.
  • Las rectificaciones son la disminución en el plano sagital de las curvas fisiológicas del raquis.

¿Cuáles son las consecuencias de una mala postura?

  • Dolor lumbar: derivado de la vida sedentaria, al permanecer, por ejemplo, debido al trabajo,
    muchas horas sentados con la espalda encorvada (14–16); o al estar mucho tiempo de pie con
    la pelvis en anteversión. También puede aparecer después de cargar algo muy pesado (6)
  • Molestias en zona central de la espalda: habituales cuando la persona se sienta con una
    curva dorsal exagerada, con los hombros enrollados hacia delante o al estar de pie sacando
    barriga. También debido a mantener esta postura durante un tiempo prolongado (14)
  • Dolor en cuello y parte superior de los hombros: ocurre cuando hay un apoyo excesivo sobre
    las articulaciones de las últimas vértebras cervicales, algo común cuando la persona se queda
    sentada mirando al frente durante un tiempo prolongado (17)
    También está relacionado con contracturas derivadas del estrés o de someter a los músculos a
    esfuerzos o posturas inadecuadas.
  • Mayor riesgo de lesiones, ya que al adoptar una mala postura, el peso del cuerpo queda mal
    distribuido y por tanto, habrá zonas que queden desprotegidas (18)

¿Qué beneficios aporta una buena postura?

  1. Mejora de la función respiratoria: aumenta la capacidad pulmonar, contribuyendo por tanto
    a mejorar la circulación (19)
  2. Previene el cansancio y la fatiga crónica: al mejorar la respiración, se gasta energía de forma
    más eficiente, optimizando las funciones del organismo, promoviendo, además, un buen
    estado de ánimo (19,20)
  3. Previene lesiones, dolores musculares y problemas de columna: una buena colocación y
    distribución del peso del cuerpo previene la aparición de dolores musculares como lumbago, cervicalgias, y otros trastornos posteriores que podrían derivar de adoptar una mala postura (19,20)
  4. Genera armonía a nuestro organismo: al favorecer una mejor respiración y evitar dolores musculares mejora el estado de ánimo y la sensación de bienestar general.

Deja una respuesta