Quiropráctica y Artrosis

Quiropráctica y Artrosis

La mayoría de los científicos y clínicos han considerado durante mucho tiempo la artritis como un proceso inevitable, universal, lentamente progresivo y degenerativo que acompaña a los seres humanos a medida que avanzan desde la edad media hasta más tarde en la vida.

La artritis tiene una alta prevalencia a nivel mundial e incluye más de 100 tipos, los más comunes son la artritis reumatoide, la osteoartritis (OA), la artritis psoriásica y la artritis inflamatoria.Todos los tipos de artritis comparten características comunes de enfermedad, incluida la infiltración de monocitos, inflamación, hinchazón sinovial, formación de pannus, rigidez en las articulaciones y destrucción del cartílago articular. 

En la mayoría de casos la artritis suele aparecer o manifestarse como proceso degenerativo a causa de la edad. Pero también existen diferentes estudios que demuestran que existen otros y diversos factores que pueden influir en un desarrollo más precoz de la enfermedad o, por ende, empeorar los casos. Por ejemplo:

  • Factores genéticos
  • Fallo del sistema inmune
  • Traumatismo
  • Falta de movimiento
  • Falta de fuerza muscular
  • Movimientos no adecuados y repetidos
  • Mala alimentación

La osteoartritis (OA) es una de las mayores patologías en comparación con otras enfermedades. Es casi universal, progresiva, y a menudo deformante e incapacitante. Causa más horas de trabajo perdidas que cualquier enfermedad articular en el mercado así como en las fuerzas armadas. Afecta a las articulaciones que soportan el peso y a la periferia y las articulaciones axiales. Todas las articulaciones del cuerpo pueden verse afectadas por la osteoartritis, pero normalmente, afecta a las articulaciones con una carga grande y repetitiva como como caderas, rodillas y dedos. La osteoartritis afecta tanto a  hombres como a mujeres. Se expresa clínicamente por el dolor, la limitación del movimiento, la rigidez que suele acentuarse después de períodos prolongados de inmovilidad y la posible deformación de las articulaciones. Todos estos síntomas suelen aparecer de forma lineal. 

Se creía que la OA era la degeneración del tejido del cartílago hialino y que era un evento de envejecimiento natural y complejo. Mito que se ha transmitido entre los científicos las últimas generaciones con la idea de que los condrocitos articulares no pueden replicarse y repararse a sí mismos. Ya que la iniciación de la OA comienza con la erosión del cartílago hialino, si este cartílago no puede repararse, se pensaba que la senescencia gana y el hombre pierde. 

Sin embargo, esta idea está actualmente invalidada por la definitiva prueba de que los condrocitos adultos pueden dividirse. Ahora sabemos que la formación de nuevo cartílago se produce como la formación de callo se produce después de las fracturas. Por lo tanto, el cartílago puede repararse, así que el desgaste del cartílago no está «grabado en piedra». Mientras el cartílago trata de reparar, el cuerpo trata de estabilizar la articulación degenerada para mejorar esta reparación, y pone en marcha una serie de reacciones que deja un hueso extra, que es parte del proceso de la OA conocido como osteofitos y espolones hipertróficos. Esta nueva idea trae otra visión moderna: reconocer la formación de los osteofitos como una especie de «reacción de reparación» que es parte del proceso de curación total.

Desde la investigación está demostrado que el cartílago puede curar y por lo tanto las articulaciones tienen la capacidad de curarse, esto sugiere que puede haber medidas para ayudar a revertir la erosión del cartílago y causar la reabsorción de los osteofitos. Si los factores anormales iniciales que conducen a los defectos cartilaginosos pueden mejorarse, si la dinámica de movimiento de las articulaciones y la bioquímica pudieran volver a la normalidad, entonces debería ser posible detener y revertir el deterioro osteoartrítico. Esto sugiere que el proceso de envejecimiento, aunque inevitable como los impuestos, no tienen que estar asociados con el desgaste irreversible, como se creía anteriormente. La articulación humana está diseñada de tal manera que el desgaste, si la dinámica de las articulaciones no se ve comprometida por factores «externos», no debería ocurrir. El humano está diseñado para durar más tiempo que la vida humana, si se mantiene la biomecánica y la bioquímica adecuadas. Lo que que sucede en la OA es que algo está perturbando la integridad y eficiencia normales de la articulación, no que la articulación se esté rompiendo por la «edad».

La etiología exacta de la artritis sigue sin estar clara y no existe cura. Los medicamentos antiinflamatorios (AINEs) se usan comúnmente en el tratamiento de la artritis, pero están asociados con efectos secundarios importantes como hemorragia gástrica, un mayor riesgo de ataques cardíacos y otros problemas cardiovasculares, y pocas soluciones al problema.Los fundamentos para el uso de AINEs en el tratamiento de la osteoartritis son controvertidos. Dados los efectos perjudiciales que tienen en las articulaciones y otros órganos, se debe desalentar su uso y se debe abolir su clasificación como tratamiento conservador de primera elección. Un enfoque verdaderamente eficaz y conservador para el cuidado de la osteoartritis debe incluir la manipulación quiropráctica, la suplementación con nutrientes esenciales, la administración exógena de sulfato de glucosamina y estiramientos y ejercicios de rehabilitación para mantener la función articular. Debido a que no existe una correlación entre los niveles de dolor y la extensión de la degeneración detectada por examen físico o radiográfico, el tratamiento conservador debe iniciarse y mantenerse en función de los hallazgos funcionales y objetivos y no estrictamente en cómo se siente el paciente. El uso de AINEs debe limitarse al tratamiento de la inflamación grave y los analgésicos sólo deben usarse a corto plazo cuando sea absolutamente necesario para aliviar el dolor. El actual enfoque conservador podría conducir no solo a una mejor calidad de vida, sino también al ahorro de dinero en atención médica al reducir la morbilidad y mortalidad iatrogénicas asociadas con el uso de AINEs.

El ajuste quiropráctico se ocupa directamente de algunas fases de la enfermedad degenerativa de las articulaciones como la OA. La subluxación se define aquí como un término quiropráctico, no médico, que se refiere a un complejo articular anormalmente fijado. Se propone que las subluxaciones espinales y otras subluxaciones articulares tienen correlaciones patológicas e histológicas que se superponen con los eventos en cascada de la osteoartritis.La quiropráctica y las recomendaciones nutricionales son parte de la inversión en este proceso. Estudios clínicos recientes sobre la atención quiropráctica para pacientes con osteoartritis han demostrado resultados positivos como la reducción de los niveles de dolor y la mejora de la función.El quiropráctico lo que consigue es reducir las tensiones y la mala posición de la columna y otras articulaciones del cuerpo con el fin de permitir que el sistema nervioso funcione correctamente. En el momento que las articulaciones empiezan a recibir el alimento que necesitan (impulso nervioso) se reduce la inflamación y mejora la funcionalidad íntegra de todo nuestro cuerpo. Así pues, al mejorar el trabajo de nuestro sistema nervioso el propio cuerpo es capaz de manejar con mayor éxito las molestias causadas por la artritis. La mayoría de las personas acostumbran a manifestar varios beneficios durante el cuidado quiropráctico. Entre ellos, los más comunes son:Reducción de dolores y molestiasReducción de inflamacionesAumento de la calidad de vidaAumento de los rangos de movimientoAumento de la flexibilidadAumento en las capacidades para diferentes actividadesComo se ha dicho anteriormente, la artritis no se puede curar de ninguna manera, pero lo que se puede hacer es tener un estilo de vida normal, sin demasiadas limitaciones y, sobre todo, se pueden prevenir los daños que provocar a largo plazo. De hecho, si una articulación está bloqueada fuera de su posición original empezará a funcionar de forma errónea. Este bloqueo o el hecho de que las superficies articulares no coincidan pueden crear más inflamación y, en consecuencia, más artritis para, finalmente, degenerar más la articulación.ConclusiónLa quiropráctica puede conseguir buenos resultados en personas con artritis, ayudando a corregir la disfunción del cuerpo y mejorar la calidad de vida. Para prevenir o prolongar la aparición de la artritisMantente activo: ya sea caminar, hacer pilates, jugar tenis o levantar pesas en el gimnasio, haz algo activo que disfrutes y puedas hacer con regularidad. Mantén un peso saludable: el exceso de peso ejerce tensión adicional en las articulaciones, especialmente las rodillas y las caderasAsegúrate de recibir una nutrición adecuadaRealiza ajustes quiroprácticos regulares: te ayudará a mantener las articulaciones móviles y a reducir el dolor y la inflamación.

Deja una respuesta